OPINIÓN

El abogado psicólogo consultor

Es curioso y, a la vez alarmante, el vertiginoso paso del tiempo que nos envuelve con el progreso tecnológico y digitalizado y los grandes avances que mueven el mundo, pero no es menos cierto que todo esto es tremendamente positivo y despierta a muchas mentes dormidas que se ven cogiendo rápido impulso para no quedarse atrás. En nuestra profesión, no me refiero a nuestra vertiente empresarial, sino de abogacía, aunque para muchos esto ha caído como un jarrón de agua fría por las costumbres tradicionales antiguas y el arraigo a lo de siempre, a un gran número nos sirve para empaparnos de progreso y actualidad y de estar en el lugar perfecto para una proyección igualmente perfecta y, sobre todo, teniendo en cuenta el doble papel que hemos asumido de unos años para acá, que se ha ido incrementando incluso por duplicado en este año y más de COVID. Nuestra profesión ha incrementado sus funciones y se ha asumido un papel de consultor-psicólogo de nuestros clientes, tanto particulares como empresas, que ha producido una fidelización absoluta y un compromiso superior hacia los mismos, sumándole a ello una mayor responsabilidad y solidaridad.
Al final, haciendo un rápido resumen y una reflexión de la situación, nos encontramos con una gran tarea y asumiendo una profesión incrementada y con una gran cantidad de valores encima de la mesa que debemos cumplir y llevar a cabo para el buen desarrollo de las diferentes situaciones y con el fin de ser transmisores de paz, buscadores de soluciones y provocar un ambiente de seguridad y tranquilidad ante las adversidades que se presentan. Me gusta esta situación y me crea una sensación de satisfacción personal absoluta unida a la espiritualidad de fondo que todo ello conlleva; poder dar soluciones a muchas personas y poder ayudar a los demás es uno de los objetivos fundamentales de nuestro grupo de empresas Rull&Asociados, donde la productividad y la economía van de la mano, pero en un segundo plano respecto a los principios y valores implantados en la marca, que son la proyección de lo que nuestro equipo de trabajo realiza en nuestro día a día. Nos rodean las leyes y las buenas prácticas, pero nos envuelven, a su vez, las consultas y las necesidades de nuestros clientes y sus peticiones, sus argumentos, sus problemas, sus dificultades, sus sufrimientos, de ahí nuestra aureola de consultores psicólogos que entramos muchísimas veces ya en el escenario y terreno personal más que en el profesional. Hemos avanzado muchísimo en estos últimos años y reforzado nuestra profesión, haciendo camino al andar y creando valor para nuestros clientes y no debemos salirnos de este necesario, siendo constructores y mediadores, dando soluciones y ayudando a salir de las dificultades. Abogados para todo !!!!!

ANA DE LA PEÑA FERNÁNDEZ-GARNELO

Directora Global de Rull & Asociados