OPINIÓN

Y llegaron las ansiadas vacaciones…

Un clásico en nuestras vidas … las esperadas vacaciones que llegan siempre, pero tienes esa sensación angustiosa de que nunca van a llegar… o quizás esa alegría ansiosa de que ya están ahí.

De todos es bien conocida la necesidad de tener un parón en el año profesional y una desconexión que ayude a descansar la mente y poder intercambiar otro tipo de actividades que contribuyan a descansar la cabeza y recuperarse del trabajo intenso y del estrés de tantas y tantas horas al año sin parar y tratando de lograr los objetivos marcados y procurando desempeñar todo el trabajo a rajatabla.

Es un período que marca el antes y el después de un nuevo comenzar y de otra etapa nueva, y pone punto y final a la anterior. Desde mi punto de vista personal, es un tiempo muy bien aprovechado y en el que siempre tengo un único y principal objetivo: disfrutar y cuidar a mi familia, pasar horas y horas juntos con absoluto descanso y relax y procurando hacer numerosas actividades que nos gustan en común y que vamos apuntando en el libro de recuerdos de nuestras vidas.

La lectura, el deporte, el mar, y las visitas culturales ocupan prácticamente nuestro tiempo, completado con grandes rutas gastronómica,s teniendo en cuenta que nuestra querida tierra gallega te da mucho juego y te invita a hacer degustaciones varias y a combinar muchos planes diferentes teniendo en cuenta las temperaturas y los cambios de las mismas a cada instante y amaneciendo cada día envueltos en un tiempo diferente y lleno de contenido.

Para mí se convierte también el período vacacional en un tiempo de mente en blanco que me lleva a la maquinación de nuevos proyectos y nuevas puestas en marcha con vistas al nuevo curso profesional y empresarial, acompañándome una libreta en blanco que regresa siempre llena de ideas y nuevos proyectos, a los que les voy dando forma cada mes que va avanzando durante el resto del año. Siempre digo que estas semanas de parón son la mejor vitamina que me insuflo para estar durante once meses en absoluta actividad y modo producción sin que nada se me ponga por delante.

Es tiempo también de reflexión y de repasar, repasar todo lo positivo y lo bueno acontecido pero también proceder a hacer crítica constructiva de lo que se puede mejorar o de lo que ya no se debe de hacer más; es importante la objetividad de criterios y el hacer buenos razonamientos de las diferentes situaciones con realismo y objetividad, sabiendo que hay situaciones o momentos que no han dado el resultado esperado o que deberían de haberse enfocado de otra manera.

Os invito a disfrutar y a descansar con vuestras familias o en solitario, ya según las circunstancias de cada uno, y el tiempo que sea, más o menos días, los que sean, pero aprovechando al máximo el tiempo y las horas, un tiempo que se va y que se pasa rápido y que no vuelve. Os invito a hacer cosas diferentes y procurar cada uno realizar diferentes actividades y cosas que sienten bien y ayuden al descanso absoluto y desconexión buscando momentos de absoluta paz tranquilidad y bienestar.

Os invito a la reflexión personal con cada uno mismo pensando siempre en que se puede mejorar y que podemos aportar a la sociedad por nosotros mismos para construir un mundo mejor y cada vez más equilibrado, y siempre quedarán las nuevas vacaciones, las próximas, las que están a punto de llegar… las necesarias para volver a empezar, las ansiadas, un clásico en nuestras vidas y sobre todo después de un año intenso y lleno de contenido es como más se disfrutan y se esperan.

 

ANA DE LA PEÑA FERNÁNDEZ-GARNELO
Directora Global Rull y Asociados Aseosres Globales de Empresa